Noticias

La Romo Kultur Etxea

24/03/2015

La Romo Kultur Etxea aborda su última fase para entrar en funcionamiento a lo largo de 2016

Romo Kultur Etxea

Tras la aprobación reciente de la Junta de Gobierno de la fase 2B del proyecto de construcción dela Romo Kultur Etxea, última en el proceso de edificación del nuevo equipamiento en el barrio de Romo, el futuro equipamiento aborda su recta final con el objetivo de poder entrar en funcionamiento a comienzos de 2016.

Arrancado el proceso de licitación de dicha fase con un presupuesto de2,43millones de euros y un plazo de ejecución de 49 semanas, su resolución supondrá abordar los últimos trabajos de la nueva infraestructura que se refieren a los trabajos de acondicionamiento del interior del edificio. Es decir,  las tareas de pintura, falsos techos, herrajes, instalaciones de elevación, alumbrado y telecomunicaciones, entre otras.

Alta eficiencia energética

Actualmente se están acometiendo las tareas correspondientes a las fachadas ya avanzadas en más de un 70% del total e instalaciones del edificio (cubierta, tabiquería, carpintería e instalaciones de climatización, iluminación, electricidad, fontanería, saneamiento, ascensores…).

Para la fachada del edificio se ha diseñado un sistema de “doble piel” a base de chapa perforada y de un muro cortina de vidrios templados que persigue garantizar la eficiencia energética del edificio.

El asoleamiento se controla, además del propio proyecto arquitectónico, a través del tratamiento de las fachadas, tratadas según la orientación de las mismas. Las partes que simulan la roca controlan el exceso de sol y las pequeñas perforaciones que presentan permiten una entrada filtrada de la luz y la tamizan.

El edificio estará dotado de un doble acristalamiento, segunda piel, cuyo componente exterior es un vidrio sobre el que se depositará una capa metálica invisible y de aspecto neutro, que le confiere características de control solar y baja emisividad. En invierno, reforzará el aislamiento térmico manteniendo al mismo tiempo una alta transmisión luminosa; en verano, permitirá un control solar eficaz.

Se trata de soluciones, que se complementarán con otras medidas como los cerramientos que limiten e impidan las pérdidas energéticas, aislantes térmicos…;  un sistema de climatización combinado con energías renovables que aportan un importante ahorro de gastos de mantenimiento y proporcionan un notable ahorro energético.  

Todo ello contribuirá a que el edificio alcance los parámetros máximos de eficiencia energética.

“Estamos ante un equipamiento realmente eficiente, tanto desde el punto de vista energético como desde el de optimización del espacio público gracias a la polivalencia de sus espacios que propicia una flexibilidad ejemplar  del programa de usos del edificio”, ha señalado el Concejal de Urbanismo, Joseba Arregi, durante la visita realizada hoy a las obras de la RKE.

A fin de racionalizar los recursos y de propiciar sinergias y una mayor eficiencia en la gestión de los recursos económicos y personales, el futuro equipamiento unificará diversos servicios y usos de ocio, culturales, educativos y sociales ligados al quehacer cultural y social de las familias, asociaciones y entidades de Getxo. “Se trata de un proyecto que dará respuesta a los servicios demandados por la ciudadanía y tejido asociativo y que además revitalizará el barrio de Romo e impulsará la creación de riqueza en el entorno. Un edificio que tendrá la capacidad de adaptarse a futuras demandas y estar siempre a la vanguardia”, ha puntualizado Joseba Arregi.

 

En su interior prima la funcionalidad, la racionalidad de los espacios, la optimización en las circulaciones, los volúmenes claros, la flexibilidad… de manera que ayudan a organizar un programa ordenado. Uno de los arquitectos redactores del proyecto y director de obra, Aitor Elorduy, redundaba en la estética del edificio, un aspecto que “se ha potenciado mucho y en el que se ha buscado mucho la integración en el barrio y en el entorno”.

Se estima que más de 250.000 personas al año harán uso de las instalaciones: 140.000 usuarios de la biblioteca, más de 520 alumnos del Euskaltegi, 6.132 personas socias de Nagusien Etxea, más de 30 colectivos socioculturales -algunos con más de mil socios y socias- y más de 5.000 jóvenes del Gazteleku.

 

 

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +